domingo, 26 de agosto de 2012

FORMAS DE CAZA DE LAS SERPIENTES (Constricción)


                                       Boa constrictor
 
FORMAS DE CAZA DE LAS SERPIENTES (Constricción)

El abrazo letal de la serpiente es tan sumamente preciso que sólo termina cuando el corazón de su víctima ha dejado de latir. Cuando una Boa constrictor atrapa a su presa, la rodea con su cuerpo y oprime con todas sus fuerzas hasta causarle la muerte.

Este abrazo letal es la obra de un experimentado ejecutor, capaz de medir los latidos del corazón de su víctima, según han descubierto un grupo de científicos norteamericanos. En una operación de altísima precisión, el depredador percibe cada señal vital  y sabe exactamente cuánto tiempo debe permanecer apretando hasta convertirlo en su comida.

«La constricción es una actividad energéticamente costosa y potencialmente peligrosa», explican los investigadores del Dickinson College en la Universidad Estatal de Pensilvania. «Por ese motivo, resulta muy beneficioso para las serpientes saber con exactitud cuándo la presa se encuentra incapacitada y ya no es capaz de  escapar». Las boas tienen la habilidad innata de variar el tiempo y el esfuerzo de sus apretones según sus necesidades, pero la investigación, publicada en Biology Letters, indica que incluso pueden aprender a hacerlo mejor.

En la naturaleza, una boa tiende a constreñir una rata durante varios minutos antes de tragársela. En su experimento, los investigadores introdujeron falsos corazones latentes en ratas muertas que aún estaban calientes y, una vez que las boas atrapaban a sus víctimas, provocaban cambios en los corazones de mentira de forma remota: hacían que dejara de latir después de diez minutos o lo mantenían en marcha todo el tiempo.

Cuando el corazón seguía funcionando, la boa mantenía la presión -controlada por sensores- incluso después de los 20 minutos habituales, ajustando los músculos de su cuerpo periódicamente antes de darse por vencida. Cuando la presa no emitía latidos, la serpiente reducía sus esfuerzos a la mitad y dejaba de apretar después de diez minutos. Si, en cambio, el corazón latía diez minutos exactos, la boa constreñía durante un poco más de tiempo.

«Nuestro estudio es el primero en demostrar que las serpientes utilizan el latido del corazón de su presa como una señal para modular el esfuerzo de constricción y para decidir cuándo soltarla», explican los investigadores.

Fuente: Ecuadorciencia.com  25/01/2012
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario