martes, 1 de octubre de 2013

CAMPEÓN: Veneno para ratas



El compuesto comercial “campeón “ (no cuenta con permiso sanitario) de venta libre en el mercado es responsable de un importante número de hechos suicidas, homicidas e intoxicaciones accidentales (principalmente en niños y mascotas), es por ello que es importante advertir sobre el peligro de este producto y estar pendiente de resguardarlos en lugares seguros.

En el mercado lo vende para eliminar:
 

-ratones
-ratas
-gatos
-perros

Salvarse o no salvarse, tras la ingestión del producto, depende de la dosis administrada y la rapidez con que el paciente llegue al hospital.


CARBAMATO (PRINCIPAL COMPONENTE DEL “CAMPEÓN”


Los carbamatos, junto con los insecticidas organofosforados, inhibidores de la colinesterasa pero con varias diferencias con estos. causan una inhibición reversible de dichas enzimas porque la unión enzima-carbamil es reversible, lo que origina un síndrome clínico más benigno con una duración más corta, en las intoxicaciones por insecticidas organofosforados esta unión es irreversible.

A diferencia de los organofosforados tienen muy mala penetración al sistema nervioso central, por ello la presentación clínica de esta intoxicación recuerda la de las intoxicaciones por insecticidas organofosforados con la excepción de originar pocos efectos sobre el sistema nervioso central, con convulsiones muy raras en la clínica.


Los valores de colinesterasa en suero y hematíes retornan a su valor normal a las pocas horas, por ello en muchas ocasiones su determinación será normal cuando el paciente acude al hospital

CLASIFICACIÓN

Estos compuestos tienen una estructura química basada en el ácido carbámico, con una serie de radicales que le dan la acción anticolinesterásica, en el caso de añadir un radical bencénico al éter de oxígeno o bien un hidrógeno o un radical metomilo al átomo de nitrógeno dando lugar a los metil y dimetilcarbamatos. los ditiocarbamatos tienen actividad antifúngica y herbicida, con poco efecto anticolinesterásico.


CLÍNICA

No existen diferencias importantes con respecto a la sintomatología encontrada en las intoxicaciones por organofosforados, suele haber un predominio de síntomas muscarínicos debido a su mínima penetración en el sistema nervioso central, al ser la unión a la enzima colinesterasa reversible la duración de estas manifestaciones es mucho menor.



Se han descrito efectos tóxicos sobre distintos órganos sobre todo sobre el parénquima renal.


Las intoxicaciones por ditiocarbamatos pueden ser graves, sobre todo si se asocian a consumo de alcohol. Pueden inhibir la dopamina hidroxilasa con la consiguiente disminución de la síntesis de noradrenalina, lo que puede conducir a shock en ocasiones irreversible, se han descrito casos con afectación del sistema nervioso central y periférico, así como fallo renal agudo por acción directa del tóxico.


La evolución suele ser favorable en la mayoría de los casos, siempre que no haya complicaciones intercurrentes, debido a la corta duración del efecto tóxico.


Algunos trabajos muestran neurotoxicidad retardada por carbamatos, que es infrecuente y con recuperación completa en la mayoría de los casos.


TRATAMIENTO

El tratamiento de la intoxicación por carbamatos incluye monitorización de signos vitales, mantenimiento de vía aérea permeable con intubación y ventilación mecánica si ello fuera preciso, lavado gástrico o administración de jarabe de ipecacuana para retirar el tóxico del tubo digestivo si hubo ingesta, con las precauciones habituales.



La administración de carbón activado y catárticos está indicada si hubo ingestión. si el contacto con el tóxico fue a través de la piel, retiraremos toda la ropa y lavaremos al paciente con agua y jabón de cabeza a pies durante al menos diez minutos.


Atropina: es la droga de elección en estas intoxicaciones. (En virtud que es un medicamento de uso delicado no se indican en este tema el esquema de dosificación el cual debe ser adminisrado por personal médico) se puede administrar repetidamente hasta que aparezcan los signos de atropinización: pupilas dilatadas (si estaban previamente mióticas), rubefacción facial, disminución de la sialorrea y broncorrea, aumento de la frecuencia cardíaca.

La mayoría de los pacientes precisan dosis de atropina durante las 6-12 primeras horas. Los pacientes críticos deben ser bien oxigenados además de recibir atropina. la dosis en niños y mascotas es de ………. inicialmente repitiendo la dosis en caso necesario con los mismos intervalos que en adultos.
 

(A los brigadistas B.R.E.A. se les informará la dosificación, vía de administración y precauciones relacionadas con la administración de este fármaco)


La observación de los casos graves debe prolongarse durante al menos 24 horas. la intoxicación leve no precisa observación prolongada.


OJO: no se debe usar morfina, fenotiacinas o clordiacepóxido en estas intoxicaciones por el peligro de depresión respiratoria.

Oximas: no están indicadas en estas intoxicaciones pues la unión carbamil-colinesterasa es reversible, regenerándose la enzima de forma rápida y espontánea.



Los pacientes críticos que han sufrido una paro cardíaco, edema pulmonar, requieren manejo en U.C.I. (unidad de cuidados intensivos) con cuidados propios del paciente crítico, ventilación mecánica, manejo de líquidos y drogas vasoactivas, monitorización hemodinámica invasiva, monitorización electrocardiográfica.

NOTA: la atropina es un medicamento de uso muy delicado

IMPORTANTE: Es importante tener en el maletín o botiquín de primeros auxilios unas dos ampollas de atropina ya que es de mucha utilidad en otras intoxicaciones, pero es importante tener presente que sólo debe ser administrada por personal autorizado.

OJO: el campeón es un veneno muy tóxico por lo tanto se debe tener mucho cuidado con los niños, pacientes psiquiátricos, personas en estados de depresión y animales domésticos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario