miércoles, 25 de julio de 2012

Cryptelytrops rubeus (Víbora verde de ojos rubí)


                                                                                                   Fotografía: Jeremy Holden



                                                                                            Fotografía: Peter Paul Van Dijk







Cryptelytrops rubeus (Víbora verde de ojos rubí)

Fue descubierta en marzo 2011, es una nueva especie de serpiente  que ha sido descubierta en el sudeste asiático. Se localiza en los bosques cercanos a Ho Chi Minh City y en las colinas bajas del sur de Vietnam, así como al este de la Meseta Langbian en Cambodia.

Fue  descubierta en Vietnam por un equipo de investigadores que han recolectado distintas especies de serpientes entre 1999 y el 2003. Los análisis genéticos han confirmado que la nueva especie de ofidio encontrada cerca de los bosques de Ho Chi Minh era desconocida para la ciencia.

“Sabemos que esta especie de sólo unos pocos ejemplares, y muy pocas personas en el mundo han visto esta serpiente”, dijo la ecóloga Anita Malholtra, quién dirige el estudio de la nueva serpiente. Malhotra y sus colegas también descubrieron una especie muy similar de ojos amarillos, que habita en el sureste de Tailandia y el suroeste de Camboya. Ambas especies nuevas han sido descritas  el 23 de enero de la revista Zootaxa .

También se encontró una nueva especie muy similar con los ojos amarillos (Cryptelytrops cardamomensis), por desgracia no se han publicado hasta el momento fotografías de este nuevo ejemplar.

El animal del que se desconocen sus hábitos, es muy dificil de detectar debido a su color verde que prácticamente la vuelve "invisible" en las ramas y hojas en las que habitualmente reside. Muy pocos ejemplares se han podido localizar hasta el momento lo que hace suponer que podría encontrarse en peligro de extinción.


Su dieta por el momento es un misterio,  podría alimentarse de ranas, insectos, otros reptiles e incluso pequeños mamíferos. Poco después de atacar  y capturar a una rana, la serpiente   la abandonó. Se desconoce si es porque era una presa demasiado grande o simplemente se asustó por el flash de la cámara al captar el momento.

Los largos periodos que la víbora pasa en los árboles impiden realizar análisis de sus heces para determinar de qué se alimenta. En todo caso es complicado realizar dichos estudios cuando sólo se han podido encontrar unos pocos de estos reptiles en varios años de investigación, más cuando las serpientes realizan una digestión tan eficiente que es complicado determinar que comieron.

Fuente:
 -National Geographic Magazine 2012
-Serpientes-snakes.com.arg
-Zoonoticias. com





No hay comentarios:

Publicar un comentario